Artículos

Casos tratados: aprendizaje de ramos científicos

Algunos casos tratados con el Método Barría para mejorar el rendimiento

 

Caso 1:

Descripción: alumno de colegio particular. Coeficiente intelectual de 126.

Excelente rendimiento hasta 8º básico.

Mal rendimiento en primer año medio con posibilidades de repetir.

Evaluación: miedo, rebeldía y violencia. Según el método Barría, su problema se generaba por el miedo a no responder como alumno de alto coeficiente intelectual.

Período: 2004, nov. 2007, abril 2009

Resultado: después de la tercera sesión, comenzó a subir las notas de todos los ramos hasta terminar el año con buen rendimiento.  Cambió su actitud y no requirió más sesiones de estudio con el Método Barría. En cuarto medio en solo cinco sesiones, preparó la PSU de matemáticas y de ciencias parte química y física.

Actualmente es Ingeniero en Informática de una universidad estatal y trabaja en su área.

 

Caso 2:

Descripción: estudiante de Derecho en una universidad privada. Buen rendimiento.

Conflicto: No le gustaba la carrera de derecho.
El miedo a las matemáticas lo mantenía alejado de la PSU y se auto convencía de que las universidades estatales tenían bajo nivel. Se autodenominaba humanista por opción.

Por problemas de vocación, dejó la carrera y se enfrentó a la PSU con clases especiales con el Método Barría.

Evaluación:
Miedo a enfrentarse al lenguaje matemático para rendir la PSU.  Miedo al padre que no lo comprendía y no financiaría una carrera de profesor.  Remordimiento por abandonar la carrera de Derecho.

Período: 2010

Resultado:

El Método Barría lo ayudó a eliminar sus miedos, cambiando su enfoque de las matemáticas y aumentando su autoestima.

Comenzó a creer que con la habilidad que estaba desarrollando en matemáticas, inclusive podría estudiar ingeniería comercial para dejar contento al padre.  

Con el buen puntaje en la PSU obtuvo beca 100 % para estudiar pedagogía en una universidad tradicional.

Actualmente es Profesor.

 

Caso 3:

Descripción: alumna de tercero medio en colegio particular.

Excelente rendimiento en área humanista, proactiva, madurez adecuada a su edad, alto sentido del trabajo cristiano y social.
Bajo rendimiento en física, química y matemáticas.

Se autodefinía humanista. No le gustaban los ramos de ciencia.

Desde un principio se mostró muy atenta y emocionada a cada concepto nuevo que aprendía.  Su expresión más común: ¡Qué fácil!

Evaluación: conformismo e incapacidad de ver su potencial en ciencias.

Período: 2008-2009

Resultado: subió todas sus notas y reafirmó su compromiso humanista, con la convicción de que saber ciencias le daba fundamento a su elección humanista.

Terminado cuarto medio, decidió por una carrera humanista religiosa, consciente de que el área científica desarrollada le facilitaría cualquier estudio.

 

Caso 4:

Descripción: alumno de una universidad estatal. Segundo año del área química.

Sufre un síndrome de comunicación.
Requería mucho esfuerzo para estudiar.  Llevaba más de cinco ramos reprobados en el segundo año.

Evaluación: este tipo de personas tiene dificultades para expresarse. Estaba trabado y desesperado por no poder demostrar la enorme capacidad intelectual que tenía.

Fue necesario cambiar toda su forma de trabajo.  Requirió sesiones de repetición verbal, ritmo de expresión y desarrollo de técnicas específicas para ordenar la forma de extraer sus conocimientos.

Período: 2008, 2009 y 2012

Resultado: su rendimiento fue de 6,5 en el ramo en cuestión.

Continuó con reforzamientos de otros ramos con el Método Barría durante dos años más. No volvió a reprobar. Egresó el año 2013

Actualmente es Bioquímico y Magíster en Bioquímica.

ADVERTENCIA

Según las observaciones en terreno, los estudiantes que más logros obtienen con el Método Barría son los que se han aburrido de obtener malas calificaciones a pesar de sus esfuerzos.
Por esta razón, no se recomienda el Método Barría para alumnos que no tienen interés en estudiar.

ORIGEN DE UN MÉTODO EMPÍRICO

El Método Barría comienza a gestarse hace más de 25 años luego de observar que algunos estudiantes calificados en forma peyorativa como “malos matemáticos” podían obtener mejores rendimientos que los llamados matemáticos, cuando se les aplicaba una pedagogía conciliadora y adaptada a su propia forma de pensar.

 

Our website is protected by DMC Firewall!