Artículos

Casos tratados: exponer en público

Algunos casos tratados con el Método Barría para mejorar las capacidades de exposición

Estudiante de 21 años con muchas dificultades para hablar, inclusive durante una conversación.

Fue un trabajo a largo plazo donde se mejoró la intención, el tono, el ritmo, la respiración, la retroalimentación, los conectores y la naturalidad.

Expuso su avance de tesis de manera clara, segura y continua. Este resultado fue muy superior a lo que él esperaba. En realidad, esperaba fracaso absoluto antes de aplicar el método Barría

Estudiante de 17 años, del área humanista, con dificultades en Física

Después de evadir el ramo durante los primeros tres años de enseñanza media, logró exponer un tema complicado de física. Al terminar la exposición fue ovacionada con aplausos espontáneos de sus compañeros del área científica. La profesora quedó suficientemente conforme como para no realizar la ronda de preguntas, situación que habría demostrado que la joven ocultó muy bien su poco conocimiento de física.

Niña de 12 años con terror a exponer ante sus compañeros que siempre se burlaban del expositor.

Eliminado el miedo y reforzado sus capacidades, expuso tan bien que la profesora detuvo la exposición para dirigirse al curso diciendo “¿Se dan cuenta la diferencia entre alguien que sabe y otro que no?” Según la niña, durante su disertación no volaba ni un papel, a diferencia de las exposiciones de sus otros compañeros.

Estudiante de educación superior: mejoramiento de su exposición de tesis de grado.

Tenía muchos conocimientos pero era muy aburrida, sus movimientos no eran acordes a la velocidad con la que hablaba. Se mejoró la intercomunicación asistentes-expositora. Resultó perfecta.

Joven que defendió su tesis de grado.

Tenía bastante personalidad, pero con problemas de dicción. No podía mostrar toda su personalidad.

Con el método Barría, logró obtener el ritmo adecuado para ocultar la mala dicción; se ordenó la velocidad de lenguaje. Al terminar, su padre comentó con ironía que no tenía claro si era realmente su hijo el que estaba exponiendo.

CURIOSIDAD

Niño de 5 años que debía disertar ante sus compañeros del jardín sobre un dibujo de un submarino amarillo debajo del agua.

Bastó aplicar el método de acuerdo a las necesidades y deseos del niño para que hiciera una exposición perfecta ante todos sus compañeros y las tías del jardín. La profesora quedó tan impresionada que le pidió que repitiera la exposición a los profesores de la escuela y luego a los apoderados del curso

ADVERTENCIA

Según las observaciones en terreno, los estudiantes que más logros obtienen con el Método Barría son los que se han aburrido de obtener malas calificaciones a pesar de sus esfuerzos.
Por esta razón, no se recomienda el Método Barría para alumnos que no tienen interés en estudiar.

ORIGEN DE UN MÉTODO EMPÍRICO

El Método Barría comienza a gestarse hace más de 25 años luego de observar que algunos estudiantes calificados en forma peyorativa como “malos matemáticos” podían obtener mejores rendimientos que los llamados matemáticos, cuando se les aplicaba una pedagogía conciliadora y adaptada a su propia forma de pensar.

 

Our website is protected by DMC Firewall!